Sobrevivir en Internet: buscar una aguja en un pajar

Sobrevivir en Internet: buscar una aguja en un pajar

por Leticia Lizondo

Hoy en día la primera reacción de casi cualquier persona ante la necesidad de un dato puntual o información es la misma: buscar en Internet. Hace  diez años (o incluso más atrás) se trataba de un buen consejo y con éxito asegurado. En 2019 es prácticamente equivalente a decir “buscálo por ahí”.

Internet ya no es un lugar donde buscamos información, sino que es una plataforma sobre la cual interactuamos con la información. Y esa interacción no se limita a BUSCAR sino también a CREAR, MODIFICAR, DUPLICAR, COMPARTIR, TRANSMITIR, DIFUNDIR.
¿Cómo creamos información en Internet? Ejemplos: publicar una foto en Instagram, publicar un tuit, enviar un mail, comentar una noticia de un diario, crear un documento compartido, publicar un post en un blog, completar una encuesta, hacer una reseña de un restaurant, etc.

Hay una característica en particular, muy específica, de la Internet de hoy que recibe distintos nombre que apuntan a la misma dificultad: infoxicación, sobreinformación, sobrecarga informativa.
¿A qué se refiere esto? Se refiere a la gran cantidad de información existente y disponible, y, en comparación, la limitada capacidad de procesamiento de la misma. Porque la velocidad de avance de esta última no puede alcanzar a la velocidad de crecimiento de la información. Y esto nos lleva justamente a un gran interrogante.

¿Cuál es el tamaño de Internet?

Para tratar de entender el tamaño de Internet o de dimensionar la cantidad de información que contiene, no sólo debemos pensar en su tamaño actual sino en la cantidad de información generada diariamente y en la cantidad de usuarios existentes. Pero justamente otra característica muy particular y propia de Internet es su variabilidad, su constante cambio. Crece continuamente y a pasos agigantados. Entonces sólo podemos aspirar a datos relativos.
Si fuera posible determinar el tamaño exacto de la información que hay en Internet, en el mismo momento en que lográramos llegar a ese número, ese dato ya caducaría y no sería válido.

Pero hagamos el intento, veamos algunos números.

La International Telecommunication Union (ITU) publicó en diciembre último el informe Medición de la Sociedad de la Información 2018 en el que estimaba que para fines de ese año 3.900 millones de personas accederían a Internet. Estimaciones anteriores de este mismo organismo indicaban que en el año 2000 Internet tenía 400 millones de usuarios y esa cantidad había crecido para el 2015 a 3.200 millones.

Según el proyecto World Wide Web Size actualmente existen más de 5.500 millones de páginas web indexadas (es decir, que son registradas en buscadores). Por su parte, Internet Live Stats detecta más de 1.600 millones de sitios web (que pueden estar activos o no).

Pero lo que puede dar una idea aproximada de la infoxicación con la que estamos conviviendo, es ver lo que sucede en 1 segundo en Internet:

  • se envían más de 8.500 tuits
  • se publican más de 900 imágenes en Instagram
  • se realizan más de 74.000 búsquedas en Google
  • se reproducen más de 78.000 videos en Youtube
  • se envían  más de 2.8 millones de mails (de los cuales aproximadamente el 67% son spam)

Los expertos en Social Media Lori Lewis (@LoriLewis) y Chad Callahan (@OfficiallyChadd) nos ilustran estas cantidades en otra unidad de tiempo, a través de su infografía 2019 This Is What Happens In An Internet Minute:

2019 This Is What Happens In An Internet Minute

 

Y también contamos con las estadísticas del informe de Domo Data Never Sleeps 6.0 donde nos muestran la cantidad de datos generados cada minuto no sólo en las redes sociales, sino también en portales y plataformas como Netflix, Ubber, The Weather Channel:

 

¿Cuánta información generamos en Internet durante el tiempo que dura la lectura de esta nota?

La ITU si bien celebra que crezca la cantidad de personas con acceso a Internet, destaca que cada vez será más crucial quelas personas cuenten con aptitudes TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) para el futuro. Y no se refieren a aptitudes técnicas y de navegación, sino a aptitudes avanzadas para obtener información esencial y estar en constante aprendizaje. Porque Internet cambia y se complejiza.

Pronto ya no será relevante acceder a información, sino tener herramientas y/o habilidades para obtener la información que necesitamos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: