Viralizar no es comprobar: salud de la información que compartimos

Viralizar no es comprobar: salud de la información que compartimos

por Leticia Lizondo

En un post anterior tratamos sobre el tamaño creciente de Internet y el desafío que trae: la sobreinformación, infoxicación, sobrecarga informativa y otros nombres similares.
Pero la abundancia de información es sólo la punta del iceberg, el comienzo de un problema más importante que no sólo involucra la cantidad sino la calidad.

Infodemia, noticias falsas, fake news, bulos son términos que dan nombre a una problemática bastante grave y de responsabilidad compartida entre varios actores. ¿De qué se trata? En palabras simples, se trata de la existencia y circulación dinámica de información no fidedigna o engañosa, a gran escala.

 

¿Cuál es el problema que presenta la información?

Actualmente el flujo de información en general es muy complejo por varios factores:

  • CREACIÓN: cualquier persona puede crear información,
  • TEMA: hay información de todo tipo (temáticas),
  • CIRCULACIÓN: hay muchos canales de circulación; la web, redes sociales, aplicaciones de mensajería (como Whatsapp), medios tradicionales de difusión (TV, radio, cine), comunicación interpersonal (de persona a persona)
  • VELOCIDAD: es muy común que la información se viralice muy rápido, es decir, se distribuya a una gran cantidad de personas en muy poco tiempo.

Pero hay una característica MUY IMPORTANTE y DECISIVA que tiene la información, la cual es siempre dejada para la última etapa de análisis, nunca es tenida en cuenta. O lo que es más grave, se tiene en cuenta luego de que se distribuya.
Se trata de la VERACIDAD de la información, es decir, del valor de verdad que contenga. Y esto está relacionado directamente con la fuente creadora que sustenta lo que dice esa información.
Siempre es conveniente buscar la fuente autorizada que está detrás de cada afirmación. Si no hay una, entonces debemos descartar esa información, o ponerla en duda.

*** La viralización de una información no quiere decir que sea verdadera ***

 

¿Cómo nos comportamos con la información?

Como parte de nuestros hábitos actuales, el re-envío (prácticamente en forma automática) de casi todo lo que recibimos es algo que distingue la forma en que socializamos la información con otras personas.
Nuestra posición ante la información no debe ser pasiva, sino siempre crítica. Debemos hacernos las siguientes preguntas:

  • ¿quién envía esto?
  • ¿quién es el/la autor/a?
  • ¿es verdad lo que afirma?

Por ejemplo, en el caso de la información sobre salud (tema actualmente crítico por la pandemia del coronavirus Covid-19), comprobar el origen y la fuente se vuelve más importante aún. La fuente de esa información debe ser autorizada en su tema, es decir, ser una entidad oficial, reconocida y especialista en el tema en cuestión. La información que haya creado esta entidad debe aparecer en sus medios de comunicación: página web y redes sociales, por ejemplo.

 

¿Qué podemos hacer para modificar nuestra conducta con la información?

Comprobar cada información que nos llega es algo que podemos hacer sin ser especialistas. Existen distintas herramientas y consejos que podemos poner en práctica y compartir con los demás.

El bibliotecario español Julio Alonso Arévalo, comparte en el blog Universo Abierto una traducción de la infografía titulada “Cómo detectar noticias falsas” realizada originalmente por IFLA (International Federation of Library Associations and Institutions, Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas). La adjuntamos a continuación, pero podés verla en el blog original haciendo clic aquí.

Cómo detectar noticias falsas

 

En Argentina, la Agencia Nacional de Discapacidad publicó un video titulado “¿Qué es la infodemia?” donde brinda consejos saludables respecto a compartir información sobre salud. Para verlo, hacer clic aquí.

 

El Consejo Nacional de Justicia de Brasil, la BBC y el sitio web Factcheck.org publicaron la infografía titulada “Guía para identificar noticias falsas (antes de mandarlas a tu grupo de Whatsapp)”. Accedé a ella aquí.

Guía para identificar noticias falsas

 

En particular, para los temas vinculados a la salud y teniendo en cuenta la actual situación sanitaria a nivel mundial, recomendamos consumir y distribuir productos informativos provenientes de las siguientes organizaciones:

Nivel: mundial
Nombre original: World Health Organization
Sigla original: WHO
Nombre en español: Organización Mundial de la Salud
Sigla en español: OMS
Sitio web: https://www.who.int/es
Facebook fanpage: https://www.facebook.com/WHO/
Instagram: @who o https://www.instagram.com/who/
Twitter: @WHO o https://twitter.com/WHO

Nivel: panamericano/latinoamericano
Nombre original: Panamerican Health Organization
Sigla original: PAHO
Nombre en español: Organización Panamericana de la Salud
Sigla en español: OPS
Sitio web: https://www.paho.org
Facebook fanpage: https://www.facebook.com/PAHOWHO
Instagram: @opspaho o https://www.instagram.com/opspaho/
Twitter: @opsoms o https://twitter.com/opsoms

Nivel: nacional (para el caso de Argentina)
Nombre original: Organización Panamericana de la Salud – ARGENTINA
Sigla original: OPS Argentina
Sitio web: https://www.paho.org/arg/
Facebook fanpage: https://www.facebook.com/opsomsargentina
Twitter: @opsargentina o https://twitter.com/opsargentina

Nivel: nacional (para el caso de Argentina)
Nombre original: Ministerio de la Salud – Argentina
Sitio web: https://www.argentina.gob.ar/salud
Facebook fanpage: https://www.facebook.com/msalnacion
Instagram: @msalnacion o http://www.instagram.com/msalnacion
Twitter: @msalnacion o http://www.twitter.com/msalnacion

Asimismo, para cada país en particular y sus provincias/estados/departamentos/distritos, corresponderán como entidades confiables y oficiales, ministerios, secretarías y municipalidades, institutos de investigación, institutos asistenciales (hospitales, clínicas).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: