Estrategias de alfabetización académica: propuestas superadoras en torno a la lecto-escritura en el nivel superior de enseñanza

Estrategias de alfabetización académica: propuestas superadoras en torno a la lecto-escritura en el nivel superior de enseñanza

por Melisa Fuentes Kren

 

Si concebimos a la lectura y escritura en relación estrecha con el pensamiento y el aprendizaje, desde una dimensión cognitiva según la cual inciden sobre el conocimiento tanto en su comprensión como en la reflexión en torno al mismo, sin lugar a dudas nos encontramos ante la necesidad de incluir la alfabetización académica en las diversas disciplinas, dentro de cada materia, mediante actividades que fomenten las prácticas lectoras y escritoras, para conformar así una cultura de la escritura.

 

Modalidades para la promoción de la alfabetización académica

Las acciones capaces de promover la alfabetización académica pueden, de acuerdo con Paula Carlino [1], agruparse en dos categorías: aquellas que enseñan a leer y escribir fuera de las materias obligatorias y aquellas que lo hacen desde dentro de las mismas.

Los aspectos fundamentales de los cuales se ocupan estas acciones incluyen la integración de la lectura y la escritura para aprender, es decir la integración de estrategias de aprendizaje que permitan adquirir información, trabajar con ella, y consolidar y demostrar el aprendizaje, abordando especialmente los contenidos de la asignatura en que son incluidas.

Estas estrategias para la formación en torno al trabajo intelectual incluyen la toma de notas, síntesis e integración de materiales de distintas fuentes, análisis de datos y escritura sobre cuestiones propias de la disciplina.

Así, adquieren un papel fundamental la lectura e interpretación, en especial la lectura comprensiva y el acercamiento a los textos, y la presentación a los estudiantes de distintas herramientas que los ayudarán a leer y estudiar, como el trabajo con párrafos, el subrayado, las notas marginales, la elaboración de resúmenes, la construcción de esquemas y mapas conceptuales, y la producción de trabajos académicos como monografías e informes de lectura.

En este sentido, algunas de las modalidades para la promoción de la alfabetización académica en el nivel superior de enseñanza descritas por Carlino incluyen los “tutores de escritura”, los “compañeros de escritura en las materias” y las “materias de escritura intensiva”.

Las tres modalidades presentan una característica común, y es que todas parten de la premisa de que el aprovechamiento del proceso por el cual se elabora un texto es posible mediante un compromiso con la temática acerca de la que se escribe y la retroalimentación de algún lector.

 

Los tutores de escritura

Los tutores de escritura pueden ser, como en el caso de la Universidad de Princeton, estudiantes de posgrado con experiencia y entusiasmo por la enseñanza de la escritura, que han atravesado un proceso de selección y capacitación. Dicho proceso los habilita a recibir periódicamente consultas de estudiantes que requieren ayuda con cualquier aspecto de sus trabajos escritos.

Estos programas incluyen clases regulares y materiales específicos, y tienen por objetivo enseñar a los estudiantes a entender los procesos de escritura y reflexionar en torno a ellos, para poder adquirir los criterios que les permitan mejorar sus trabajos.

 

Los compañeros de escritura en las materias

En el caso de los denominados compañeros de escritura en las materias, el sistema de tutores de escritura se integra a las aulas y a las distintas asignaturas, a través de estudiantes capacitados para apoyar la enseñanza de la escritura en relación con los contenidos de cada una de ellas.

En este programa, implementado por la Universidad de Brown, las cátedras adheridas se comprometen a promover actividades de escritura sustantiva y redistribuir su tiempo de modo que existan momentos para la revisión de los borradores por parte de los compañeros de escritura. Esto se efectúa antes de la entrega, para poder evaluarla al mismo tiempo como producto y como proceso.

 

La escritura en las disciplinas

Por su parte las materias de escritura intensiva o escritura en las disciplinas, otra forma de vincular la enseñanza de contenidos con la orientación para escribir, ha sido aplicada intensivamente por la Universidad de Duke. La evaluación del Programa de Escritura de esta institución arrojó como resultado una falencia en su enseñanza, al encontrarse relegada a un curso básico, disociada del aprendizaje de los contenidos.

A partir de allí surgió esta modalidad, incluyendo varias materias obligatorias de escritura, distribuidas en diferentes niveles e integradas al dictado de otras asignaturas, abarcando tanto el nivel introductorio de adaptación de la lecto-escritura en la educación superior como la capacitación centrada en las convenciones propias de cada disciplina.

 

Consideraciones finales sobre las estrategias de alfabetización académica

Todas las prácticas mencionadas, ya implementadas y evaluadas por distintas universidades, constituyen interesantes propuestas para superar las dificultades de lecto-escritura en los estudiantes del nivel educativo superior, y que pueden contribuir enormemente al desarrollo de las competencias que necesitan para comprender y producir textos propios de su disciplina de acuerdo con los requerimientos de dicho ámbito.

[1] Carlino, P. (2003). Alfabetización académica: un cambio necesario, algunas alternativas posibles. Educere, 6(20), 409-420. Mérida, Venezuela: Universidad de los Andes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: